Polo Norte: Café
Café
Espacio y contenido. Fuente de estímulos y recreo para el intelecto. Mercado de cultura, sitio de encuentro. Bastión normarplatense para el que goza con los ejercicios mentales, de los oasis sensoriales, del olor a libros nuevos y del café espumoso.
Salón de Café

Ciertas voces que se alzaron sobre la globalización de la cultura, auguraban una paulatina extinción del café como institución de encuentro. Por el contrario, y es notable en nuestro país, lejos de permitir que la picota derrumbe cafeterías, la sociedad parece haber cerrado filas en torno de lugares centenarios, llenos de historias y personajes, donde las marcas de la cultura se visualizan en la madera de cada mesa.

Ese gesto del cuerpo social nos habla de una necesidad del café como lugar,  como espacio de relación, como pausa y corte de la rutina laboral, como sitio de confesión, de amistad, de intercambio generacional.

Y lejos de estancarse en sus modos, los cafés buscan renovarse para ejercer su función. Y florecen. Siempre a tono con los tiempos en que les toca tirar un expreso cortado, con su máquina de vapor, de sonido inconfundible.

Entre lo nuevo, se destacan las librerías café, tendencia positiva de la mundialización.

En Polo Norte tenemos el lugar, el tiempo ideal para el encuentro. Encuentro con amigos: sean éstos seres humanos de cuerpo presente o seres humanos presentes a través de libros. En todos los casos, se pondrá en juego un diálogo fecundo.  Algunos de los concurrentes ser irán juntos, otros quizá no.

“¿Cómo es el funcionamiento?” - suelen preguntarnos. En el planteo hay la sospecha de un mecanismo particular por descubrir. Si bien es simple (“nos pide Ud. un libro y puede hojearlo en la mesa”) vale siempre la aclaración requerida. Porque por siglos se ha sacralizado al libro hasta la creencia en que “se puede ver pero no tocar”. Y cómo enamorarse de una obra si no se la conoce, aunque sea mínimamente, en sus tonos, sus colores, sus temas. Cómo saber si se será compatible con un potencial amigo, si al menos por un rato, no se lo escucha decir lo suyo.

Y si atendiéramos tan sólo al mero café, al milagro estimulante y espumoso en el pocillo blanco, también diremos que Polo Norte demuestra en cada taza un arte. Arte perfeccionado por la historia evolutiva de millones de dedos que en el mundo se han levantado con dos vocales en los labios, con un gesto de tijeras, con una ce de pulgares e índices.

Queremos decir: el café es delicioso. No menos que las medialunas, que los alfajores, que las tortas. Si añadimos la calidad de la atención, la disponibilidad de diarios y revistas… hasta la soledad y el tedio caen de rodillas.

 

Están invitados a las mesas del café de Polo Norte: todos los que tengan algo para decir, ganas de escuchar, de leer, de mirar, de compartir. Ganas de combatir, en suma los malos augurios de la posmodernidad, pobrecita. 

Milhojas.

Minutas
Tostados
Tortas
Medialunas
Bar
Tragos
Jugos
Cocktail
Destacados en Libros, CDS, DVDS & Comics
Robin Cook
Infeccion
Selva Almada
El desapego es una manera de querernos
Mariano Sigman
La vida secreta de la mente
Axel Kicillof
Dialogos sin corbata
Van Halen
A different kind of truth
Vicentico
Solo un momento, en vivo
Adele
Live at The Royal Albert Hall
Shakira
Cosplay, el arte de disfrazarse
Contacto
Sucursal Constitución
Av. Constitución 5843
Mar del Plata
Teléfono: (0223) 471-4546
Newsletter